La soja NO provoca cáncer de mama

July 6, 2017

 

Desde hace muchísimo tiempo que la soja acoge un montón de mitos, dichos o creencias rarunas sobre sus efectos. Que si da cáncer de mama, que si les crecen los pechos a los chicos, tonterías varias.

 

El cáncer de mama es la neoplasia maligna más común en todo el mundo, siendo el cáncer responsable deejjjm vale, os aclaro una cosa porque seguro que la mayoría de hombres seguiréis pensando en ella: NO, lo de que hace crecer los pechos a los hombres no es verdad. Podéis respirar tranquilos. Esto se ha podido ver como caso súper excepcional en niños en edad prepuberal en Asia porque su dieta es a base de soja exclusivamente, por lo que se produce una desregulación hormonal a causa de las isoflavonas y pueden haber pequeños desajustes físicos. MUY PEQUEÑOS, y con un consumo MUY ELEVADO Y DESMESURADO de soja, el consumo occidental es totalmente seguro y además protector para el cáncer de próstata.

 

Seguimos entonces, el cáncer de mama es el responsable de la mayor cantidad de muertes por cáncer en el género femenino, es por eso que es un cáncer que debe ser de especial interés. Esta neoplasia se ha identificado como estrógeno-dependiente, por lo que se relaciona  la exposición prolongada a estrógenos como una de las causas principales del desarrollo de cáncer de mama, a través de la estimulación del crecimiento celular y la proliferación.

 

La soja, posee unos compuestos llamados isoflavonas, que poseen una estructura muy parecida a los estrógenos y por eso se cree que pueden tener un efecto similar a los mismos, y de allí viene la creencia de que las isoflavonas podrían aumentar el riesgo de contraer cáncer de mama.

 

Pero vamos a ser objetivos por un momento, ¿Habéis visto la incidencia de cáncer de mama en el mundo? ¿Habéis visto la diferencia entre los países asiáticos y los occidentales? ¿Dónde se consume más soja es donde hay menor incidencia de cáncer de mama? Pues os voy a dejar esta imagen del estudio GLOBOCAN DE 2012 que creo que os lo va a dejar clarísimo.

 

 

Figura 1: Incidencia mundial de cáncer de mama estandarizado por edad en 2012.
El azul más oscuro es una incidencia elevada, vemos a Canadá y Estados Unidos, Europa, Australia, mientras que en un azul casi blanco se encuentra China y Mongolia.

 

Aproximadamente el consumo diario en China y Japón de isoflavonas es de 25-50mg, mientras que en Estados Unidos y Europa es menor de 1 mg y justamente la incidencia de cáncer de mama es más baja en los países que consumen más isoflavonas. Además, resulta que las mujeres asiáticas que migran a los países occidentales adquieren el mismo riesgo de contraer cáncer de mama que las occidentales. Si fuera por una protección innata a nivel genético de la población asiática, esto no ocurriría ¿verdad?

 

Sí lo sé, es una evidencia observacional, con poco valor de evidencia, pero bueno para empezar ya es un indicador bastante importante.

 

Para ponernos en contexto ¿Qué son exactamente las isoflavonas?

 

Las isoflavonas forman parte del grupo de los flavonoides, y estos de los fitoestrógenos. Son los compuestos más destacados dentro de los flavonoides y estas no pueden ser sintetizadas por el ser humano, pero sí metabolizadas. Por lo que son consideradas fitoquímicos de origen exógeno. Los fitoestrógenos tienen una estructura parecida al estradiol, la estructura compartida incluye un par de grupos hidroxilo y un anillo fenólico, el cual es necesario para unirse a los receptores estrogénicos.

 

En la alimentación occidental los fitoestrógenos que más comúnmente se consumen son los lignanos y las isoflavonas. Las isoflavonas se encuentran en varios alimentos vegetales, pero el más consumido que contiene mayor cantidad es la soja.

 

Os voy a contar de forma muy breve y sencilla cómo funcionan las isoflavonas en nuestro cuerpo.

 

 

Existen dos tipos de receptores estrogénicos, el alfa y el beta. Curiosamente al que tienen mayor afinidad las isoflavonas es el beta, que tiene un efecto totalmente opuesto al alfa. El alfa tiene un papel proliferativo, es decir, aumenta el crecimiento celular, si hablamos de un tumor, cosa mala. En cambio el beta tiene un papel apoptótico, dicho en lenguaje coloquial de suicidio celular y por tanto si hablamos de un tumor, es bien.

 

 

 

 

Las isoflavonas pueden actuar de dos formas:

  • Actuando sobre estos receptores estrogénicos y en sus consiguientes efectos

  • Interactuando en la biosíntesis de estrógenos, disminuyendo sus síntesis (como hemos dicho antes mayor exposición a estrógenos mayor riesgo de cáncer de mama, justamente las isoflavonas disminuyen su síntesis, otro puntito a favor)

¿Y qué dicen los estudios? Pues os voy a ser sincera, existe muchísima controversia. Lo que ocurre es que en estudios in vitro o en modelos animales hay algunos resultados que indican que hay un aumento del riesgo de neoplasia y está claro que esto no se puede obviar. Pero solo son algunos, no la mayoría. En mi opinión estos no son los estudios en los que nos tenemos que basar, hay que tener en cuenta que las isoflavonas administradas en vitro no tienen nada que ver con cómo llegan a la circulación en humanos sufriendo todos los procesos de digestión y metabolización, y con respecto a los estudios en ratas, se ha observado que las ratas y los mamíferos no primates tienen una metabolización muy distinta a la de los humanos por lo que los resultados no serían extrapolables.

 

 

¿Y si miramos estudios de intervención en humanos? ¿casos-controles, cohortes, ensayos clínicos? Ajá, estos me gustan más.

 

 

Cuando nos fijamos en estudios casos controles y prospectivos en adultos parece que los resultados se decantan de forma significativa hacia el papel protector de las isoflavonas y no solo en la etapa prepuberal sino también en mujeres adultas. Existe una revisión sistemática de 2013 donde se analizaron 131 artículos la cual concluyó que existe falta de evidencia que muestre que el uso de soja aumente el riesgo de contraer cáncer de mama. La ingesta media en Japón (25-50mg de isoflavonas), considerada elevada respecto a Occidente, se propone protectora en el riesgo de contraer cáncer de mama. Además de que los estudios en humanos no muestran un incremento del estradiol circulante ni afectación de los tejidos estrógeno-dependientes con el consumo de soja. El único matiz que realiza este meta-análisis es que es mejor confirmar la seguridad de la ingesta de dosis mayores a 100mg de isoflavonas en pacientes con cáncer de mama, siendo la ingesta media de la dieta tradicional japonesa totalmente segura e incluso beneficiosa.

 

Por último os voy a enseñar una imagen que adoro, puede que sea un poco complicada para entender para algunos pero es básicamente el resumen de por qué las isoflavonas son protectoras frente al cáncer de mama. El mecanismo por el cual lo hacen estarían explicados dentro de las figuras geométricas, voy directamente al efecto para que sea más sencillo.

  1. Disminuyen la síntesis de estrógenos: menos exposición a estrógenos, menor riesgo de contraer cáncer de mama

  2. Disminuyen la producción de metabolitos estrogénicos genotoxicos: generadores de mutaciones

  3. Estimulación del receptor estrogénico beta (bueno) e inhibición del receptor estrogénico alfa (malo)

  4. Bioactivación de los flavonoides que los hacen más activos y por lo tanto más protectores

  5. Menor bioactivación de productos procarcinogénicos

  6. Menor inactivación de medicamentos anticancerígenos

  7. Mayor acumulación de medicamentos citotóxicos (mayor muerte celular al tumor)

  8. Menor producción de especies reactivas de oxigeno

  9. Menor proliferación, supervivencia, inmunosupresión, metástasis, progresión angiogénesis e invasión

 

 

Por lo que después de realizar una revisión exhaustiva del conocimiento actual, las isoflavonas parecen proteger frente al cáncer de mama si se consumen durante toda la vida particularmente antes y durante la adolescencia. NO existe motivo para la prohibición del consumo de soja en la edad adulta, ni siquiera durante el tratamiento contra el cáncer de mama ni posterior a él para evitar recidiva. Sí es cierto que existe problemática para poder hacer una afirmación rotunda sobre la seguridad de su consumo, pero basándonos desde un punto de vista lógico a los estudios observacionales y epidemiológicos no tiene sentido eliminar la soja de la dieta.

 

Además que ninguna de las organizaciones oficiales prohíbe su consumo o alerta de su efecto perjudicial, tanto la “American Cancer Society”  como el “American Institute for Cancer Research” defienden que el consumo de soja es seguro para mujeres con cáncer de mama, e incluso el “World Cancer Research Fund International” afirma que existe una posible conexión entre el consumo de soja y la mejoría en el pronóstico del cáncer de mama.

 

Así que mujeres, consumid soja libremente, no solo por sus efectos anticancerígenos sino por su cantidad de proteínas de buena calidad, por sus efectos antioxidantes, por su efecto beneficioso en regular los efectos de la menopausia y ¡muchos más!

 

Comed sin miedo, no hay razón para temer a la soja.

 

Alipour S, Jafari-Adli S, Eskandari A. Benefits and harms of phytoestrogen consumption in breast cancer survivors. Asian Pacific J Cancer Prev. 2015;16(8):3091–6.

 

Mense SM, Hei TK, Ganju RK, Bhat HK. Phytoestrogens and breast cancer prevention: Possible mechanisms of action. Vol. 116, Environmental Health Perspectives. 2008. p. 426–33.

 

Varinska L, Gal P, Mojzisova G, Mirossay L, Mojzis J. Soy and breast cancer: Focus on angiogenesis. Vol. 16, International Journal of Molecular Sciences. 2015. p. 11728–49.

 

Russo M, Russo GL, Daglia M, Kasi PD, Ravi S, Nabavi SF, et al. Understanding genistein in cancer: The “good” and the “bad” effects: A review. Vol. 196, Food Chemistry. 2016. p. 589–600.

 

Mourouti N, Kontogianni MD, Papavagelis C, Panagiotakos DB. Diet and breast cancer: a systematic review. Int J Food Sci Nutr [Internet]. 2015;66(1):1–42

 

Ferlay J, Soerjomataram I, Ervik M, Dikshit R, Eser S, Mathers C, Rebelo M, Parkin DM, Forman D, Bray F. GLOBOCAN 2012 v1.0, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC CancerBase No. 11. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer. 2013.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

La soja NO provoca cáncer de mama

July 6, 2017

1/9
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon