Semillas de chía

April 27, 2017

Hoy hablamos de la famosa chía, estas diminutas semillitas tan monas que se han puesto tanto de moda. Las vemos por todos sitios y nos parecen la mar de fashions pero no tenemos ni idea de sus beneficios y contraindicaciones, ¿verdad? Si la respuesta es que sí, os entendemos perfectamente porqué nosotras tampoco sabíamos realmente sus efectos hasta la creación de este post.

 

La chía, científicamente denominada Salvia hispánica, pertenece a la familia de la menta y es nativa de Méjico. Las tendencias alimentarias la han lanzado al mundo occidental atribuyéndole el apellido de “superfood”, lo que significa que tiene un cóctel de nutrientes muy favorable para la salud, dándole también la categoría de alimento funcional.

 

Sus orígenes remontan miles de años atrás, cuando los guerreros Aztecas ya se beneficiaban de sus propiedades sustentándose un día entero alimentados con una sola cucharada de chía. De allí viene su nombre, que en maya representa fuerza. Así que todo apunta a que se trata de un alimento especialmente nutritivo. Lo vemos a continuación:

 

♦Son ricas en acidos grasos omega-3 y omega-6 atribuyéndole propiedades antiinflamatorias que protegen el sistema cardiovascular, mejoran la capacidad mental y fortalecen el sistema inmunitario. Los omega-3 y omega-6 son un tipo de grasas que el cuerpo no puede sintetizar por sí solo, sino que tienen que ser ingeridas a través de la dieta incorporando alimentos como el pescado azul, los frutos secos o las semillas, especialmente las de chía.

 

♦ Son ricas en calcio, hierro y potasio, lo que las hace muy interesantes para colectivos vegetarianos y veganos por el aporte de estos minerales normalmente localizados en alimentos de origen animal (en el caso del calcio y el hierro).

 

♦ Ausentes de gluten, totalmente aptas para celíacos.

 

♦ Tienen un elevado poder saciante, ya que tiene la capacidad de absorber hasta nueve veces su peso en agua, lo que le da la característica ideal para controlar el hambre

 

♦ Son ricas en fibra, en mayor parte soluble (mucílagos) que se expande con el contacto con líquidos y crea una masa gelatinosa. Esta propiedad puede ser útil en ocasiones diferentes:

 

◊ En períodos de diarrea: tomar las semillas enteras, sin mezclarlas previamente con líquidos, puede ser un remedio para tratar la diarrea, ya que su acción dentro del intestino es la de absorber agua y mejorar la textura de las heces.

 

◊ En períodos de estreñimiento: las podemos tomar previamente hidratadas, tras haber estado 5-6 horas en contacto con agua, leche, bebidas vegetales o zumos, de este modo nos beneficiaríamos de la textura gelatinosa y esta haría acción lubricante, facilitando el tránsito intestinal.

 

No es sorprendente ver como la chía ha resurgido como un alimento funcional y sea cada vez más fácil encontrarla en los supermercados. De todos modos, por su elevado contenido en fibra, consumirla en exceso podría resultar perjudicial para la salud de los intestinos dando lugar a diverticulitis u otras patologías digestivas. La dosis que os recomendamos es la de 1 cucharadita al día acompañada con yogur, leches vegetales, zumos o como guarnición de ensaladas, cremas de verduras y sopas!  

 

→ BROOKE HOLMGR. Chia Seeds, Ancient nuttrition for modern times. 2012

→ CARLA ZAPLANA. Superfoods. 2015

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

La soja NO provoca cáncer de mama

July 6, 2017

1/9
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon