La cúrcuma

April 20, 2017

La cúrcuma es una planta originaria del sudeste asiático perteneciente a la familia de las gingiberéceas. Su rizoma desecado y pulverizado se utiliza como colorante y especia alimentaria y constituye el ingrediente que proporciona el color y sabor característico al curry.

 

La cúrcuma y la curcumina han sido objeto de numerosas investigaciones y es tal vez una de las plantas más estudiadas y mejor documentada en cuanto a sus propiedades. Su mecanismo de acción está relacionado con su potente capacidad como antioxidante, siendo capaz de actuar como tal en numerosos procesos crónicos con base inflamatoria como el cáncer, la diabetes, la arteriosclerosis, dolencias gástricas, hepáticas, pancreáticas e intestinales. También se ha investigado su efecto sobre problemas neurodegenerativos, oculares y respiratorios.

 

Entre los componentes de la cúrcuma destaca la presencia de un grupo de sustancias denominadas curcuminoides: curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina. La curcumina es la sustancia responsable del color de la cúrcuma y de gran parte de sus propiedades terapéuticas. Otros componentes presentes en el rizoma de la cúrcuma son: carbohidratos, ácidos grasos y aceite esencial, caracterizado por la presencia de terpenos y sesquiterpenos tales como la tumerona, atlantona y gingiberona.

 

Potencial terapéutico:

 

La cúrcuma y la curcumina, por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y protectoras presentan un amplio potencial terapéutico en procesos agudos y crónicos con base inflamatoria:

 

- Procesos inflamatorios en general, especialmente los vinculados a tejidos blandos y mucosas.

 

- Procesos articulares inflamatorios: artritis, artrosis, reumatismos.

 

- Dolencias hepáticas: cirrosis, hepatitis.

 

- Como terapia de apoyo en enfermedades con base inflamatoria a nivel gastrointestinal: intestino irritable, colitis ulcerosa.

 

- Como hipolipemiante – hipocolesterolemiante y preventiva de la arterioesclerosis y el riesgo cardiovascular.

 

- Como preventiva y coadyuvante en procesos tumorales.

 

- Como terapia de apoyo en enfermedades degenerativas del sistema nervioso: Alzheimer.

 

- Como preventiva en las coleréticas y colagogas está indicada en dispepsias hiposecretoras, para favorecer la función biliar y como preventiva de cálculos biliares.

 

Las dosis descritas en la literatura son las siguientes:

 

La dosis terapéutica más habitual es de 400 – 600 mg de curcumina tres veces al día, lo que equivale aproximadamente a un valor de 60g de raíz fresca de cúrcuma o 15 g de polvo de rizoma. Dosis según la patología a tratar:

  • 1,5 – 3 g de cúrcuma en polvo: Dispepsias y problemas digestivos.

  • 5 – 30 g/día de cúrcuma en polvo: Problemas agudos

  • 3 – 10 g/día de cúrcuma en polvo: Problemas crónicos.

  • 400 – 600 mg de curcumina o su equivalente en polvo de cúrcuma: Artritis

  • 500 mg de curcumina/día: Como preventivo y protector

  • 0,5 – 1g, tres veces/día: En infusión

CÚRCUMA
 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

La soja NO provoca cáncer de mama

July 6, 2017

1/9
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon